sábado, 31 de diciembre de 2016

He de saber
ya a estas alturas
que no cualquier camino posible
ha de tomarse
que no todos los silencios
se convertirán en cantos
que puede la fruta
a pesar de su gran colorido
y su palabra de amor
tener la carne amarga

saber que la tristeza
se trabaja con las
manos   que
debe ararse
limpiarse la historia
airearse el suelo

y dejar que el tiempo
haga lo suyo

y pedir que vengan
lluvias
sol

y saber entonces
cuando este júbilo este calor
me recorran las venas
que es
todo mi cuerpo a punto
de una cosecha
dulce.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario