sábado, 8 de octubre de 2016

Abriré
mi corazón
cuantioso
Con el hambre de un
río a punto de las lluvias
me arrojaré
a la vida
Y será dulce
la noche
Y será mi andar
de suntuosa firmeza
Y mis latidos
rebosantes de alegría
correrán
por tus venas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario