domingo, 24 de enero de 2016

Supe que sería tuya
tan pronto no pude
ser de nadie más
y no era cuestión
de permanencia
no una puerta
que cierra los poros
y entreabre los términos
no un grito tenaz
soberbio
sino un suave aleteo
límpido
amante
amor y flota
de aves
Supe que sería tuya
por decreto divino
por una mala combinación
de números
porque así suceden
las cosas
como si hubiera ciencia
detrás de ellas
Supe que sería tuya
y me viene el llanto
las primeras piedras
de los arcos ojivales
no eran más que el comienzo
tu voz desnuda
tu ojo
de agua
llevo aquella noche
como un canto grabado
en mis pasos
como tu canto
que nunca se acaba
Supe que sería tuya
y ando con el pecho
abierto
con el mar bajo la ropa
como tu cuerpo
vacío
que resuena
entregada a ti
a tu bocanada de aire
porque sólo tú
me avivas
la soledad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario