jueves, 13 de agosto de 2015

Qué suerte
perdurar así
ya sabes
tú y yo
mutando a cada rato
pero con el hilo de la mirada
limpio

qué mal cuando
te fuiste
-me dirás siempre-

qué mal el amor
cuando es torpe

es por eso que se
practica
se labra
se cuida como
cualquier casa
de madera y hoja

qué cruel que
amaste a tantas
y las llenaste de versos
las buscaste por el mundo
y me guardaste a mí
en tu caja de memoria

qué cruel la separación
lo ajeno
el tiempo que juega
a distanciarnos

es por eso que
ahora soy
todas esas cantoras
poetisas
que amé

para ser sólo tuya.

qué suerte.

1 comentario: