domingo, 30 de agosto de 2015

de ti y de mí
quedan pocas cosas

es como si una ráfaga
de horas
-fortuitas y dulces-
nos hubiera reinventado

o el jardín de mi casa

ya no pienso en ti
con mensajes escritos
a mano
o por el recuerdo

apenas sé que aquella
otra vida -aunque
corta- fue entera
tuya y mía

tuya y mía de cuando
guardábamos cosas

no me llegó el memorándum
de tu amor

en qué árboles
tallaste promesas
o si fuiste tú misma el presente

ojalá hubieras estado conmigo
en las dunas
a un costado del bósforo
o en la cama desde donde escribo

pero ya todo eso
lo hemos perdido

y qué bueno

ya me he quedado
sin tus días
sin mi propia memoria
de ti  incluso

y créeme
nunca antes vi
pájaros en el durazno

lo que te quiero decir
es
que esta es una carta
de amor

que me he puesto
tu corazón
en las pupilas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario