viernes, 10 de julio de 2015


















i.
¿Encontraste elefantes guardando la tierra en su cuerpo? ¿Escuchaste las olas golpear
contra un muro? El segundo que captó tu lente entre las piedras negras de Grecia se
parece a la eternidad consumada.

...

x.
en santorini hay mar /
marea viento agua sal.

hay un caudal de lágrimas secas
en sus pupilas.
hay luces que esperan al
agua marea viento agua sal.
sal marea viento mar.
agua que cae / lluvia de ayer
olor en flor / arena y pisadas /
lluvia de ayer.

en sus olas lejanas medí sus historias
me sobrecogí.
me deshice medí sus historias
y quise dejar de medir y palpar lo profundo
alumbrar sus segundos oscuros sus párpados secos
su quieto jadear / soplar fuerte / extinguirlo.

en su mirar hay mar hay más:
tiempos que no fueron tiempos que no fueron mares que
no fueron nunca supieron sedar el tumultuoso
intentos que caen / parapetos de sal marea viento mar
aire / dolor en flor / arena y pisadas sopor que despertó
monstruos escombros de espuma
de lluvia de ayer.

agua de mar
viento y marea /
lluvia de ayer.

agua de mar
viento y marea,

           lluvia de ayer.

...

otro
amargo es el amor de los que nunca
nacidos de la piedra más violenta
nombraron su oquedad, uno ante el otro
espectros descubiertos del vacío

lúgubre es este pueblo y nadie escampa
errante, pero incontenible, inquieto
predicador desértico, profeta
hijo de luz parida de un orgasmo

ana, amar no es mar innavegable
necesidad de ser que no es y crece
también llegar al otro es sabio intento,

gimente hastío el mar parapetado:
úngelo tú, nacida de la piedra.
nadie salvará el mundo si no cantas.

...

(Santorini,  Pablo Piceno)

Foto: Ana Jimena 

1 comentario:

  1. Que la lluvia del ayer no moje tu piel.
    Preciosos versos, intensos, vividos y profundos.
    Saludos

    ResponderEliminar