viernes, 9 de enero de 2015

Hay cosas que no deberían
contarse nunca
dejar que los otros
las averigüen
y sean como pezones
estremeciéndose
al primer contacto real.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario