martes, 16 de diciembre de 2014

Esta gente no quiere
oír hablar a nadie

y con razón

yo tampoco supe pedir

haciendo resollar la arena
bebiendo agua de pozos
que no eran míos

ojalá esto durara

que me hiciera envuelta
y me llevara como el barco gentil
que no he de navegar

dónde está la muerte
cuando todos se han ido
- y no pregunto por la muerte
sangre suciedad
sino la muerte rascacielos
flor en estepa-
dónde está la muerte sin
nosotros

dime todo lo que has visto

muerde de mi boca
en sigilo
día tras día
muerde de mi boca

yo no sé muy bien
lo que hago
ni comprendo
la masa de encuentros
que me suscitan

ojalá supiéramos sujetarnos

esta gente no quiere
oír hablar a nadie

y con razón

qué falso profeta este tipín
qué sobrio y escuálido
y falso
para qué el conteo, dime
para qué tu nombre
sobre una pila
de otros nombres

que no nos maten, amor
repite versos;
no hechos de palabras
sino de temblor en las calles
dulzura en tu pelo
sospechas de que
el vacío
también nos ama.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario