viernes, 14 de noviembre de 2014

Callar era otro modo de decir
de anidar las dulces cosas del mundo
¿Quién puede hablar
sin saberse
milagro?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario