miércoles, 15 de octubre de 2014

Te debo un texto real;
uno en el que verdaderamente
haya pronunciado tu nombre
-como registro de algo,
o para enmarcar,
o cual certeza pequeñita
congelada en el tiempo-
porque, si te soy sincera,
todo lo que escribí para ti
es perfectamente
transferible.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario