viernes, 1 de agosto de 2014

Quisiera a veces no tener
este impulso necesidad de decirlo todo
El pasto que se incrusta en mis brazos
O el sol que entibia la superficie
helada de mi mente
Quisiera no tener la urgencia que tengo
cada que la metáfora se me atraviesa
y me excito pensando en decirte
No escribir sobre la mañana limpia
que aún no tiene partículas de pensamiento
Y me deja estar quieta
Pero hablo
Hablo de él que dice extrañar mis pezones
Y hablo de ella que sí sabe guardar silencio
Quisiera a veces sólo mecerme con las palabras
y dejarlas morir en lagos
No describir
ni inventar espacios
Que circulen por mis piernas como gotas
y se detengan en mis nalgas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario